¿Qué   madera puedo usar?

El invierno se combate de verdad con una buena chimenea y una buena leña. Sin embargo, según la madera que utilicemos, podremos obtener más o menos calor.

 

La mejor leña es la leña seca, es decir aquella que ha sido cortada como mínimo un año antes y ha estado expuesta al sol. La leña seca tiene un poder calorífico mucho mayor que la leña verde o recién cortada y pesa mucho menos.

La leña verde no es una buena opción ya que tiene menor poder calorífico y cuesta mucho más de prender.

Otro aspecto a tener en cuenta es que la leña no debe estar húmeda. Si lo está perderá gran parte de su poder calorífico evaporando el agua de su interior, y además hará mucho humo y poca llama, con lo que ensuciaremos nuestro hogar o chimenea.

 

Tipos de leña

La leña básicamente se divide en dos grupos: leñas duras y leñas blandas. 

  • Las leñas duras tienen un alto poder calorífico, su duración es más larga que la de las leñas blandas y sus brasas son consistentes y duraderas. La mejor leña es la de encina, pues al ser más dura, es la que más va a aguantar en la chimenea. El roble es muy parecida a la encina pero da más humo y el fresno es la más apropiada para aquellas chimeneas en las que el tiro no esté demasiado bien.

  • Las leñas blandas también conocidas como flojas, tienen un poder calorífico menor, de duración limitada y sus brasas son menos consistentes. Su punto fuerte es que facilitan el encendido ya que prenden con rapidez. Leñas consideradas blandas son la de pino, de abeto, de cedro o de ciprés.

Las briquetas, una alternativa a la leña.

Las briquetas de madera, totalmente ecológicas. Están catalogadas como biomasa sólida, y se presentan en  forma de cilindros o ladrillos compactos.

Las más utilizadas y de mejor calidad son las realizadas con serrines y virutas de la industria de la madera que prensados con calor y la lignina de la propia madera, se convierten en un producto de alto poder calorífico. Además, el grado de humedad no varía como puede suceder con la leña y su envase es limpio y cómodo. 

Su modo de empleo es similar al de la leña tradicional, por lo que pueden utilizarse en cualquier sitio donde se utilice leña, como por ejemplo en estufas, chimeneas, salamandras, hornos, calderas o actividades industriales. La combustión de las briquetas es tranquila, constante y sin producir grandes humos. Además únicamente produce un 1% de ceniza, y tiene un alto poder calorífico, 2,21 Kg de briquetas sustituyen a 1 litro de gasoil.

 

 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon

EQUIPSOL SL 

Especialistas en climatizacion

Avda. Chinales nº21

14007,Córdoba, España.

661885655

info@equipsolsl.com