¿Qué   chimenea compro?

Las chimeneas de leña son una de las fuentes de calor más ecológicas que existen, ya que el combustible que utilizan, la madera, es una energía renovable. Su mantenimiento es muy económico y siguen siendo habituales en las viviendas unifamiliares, sobre todo en zonas rurales. Son el elemento decorativo central, aportando un aire cálido, íntimo y acogedor a la estancia, pudiéndose, además, emplear como un complemento de apoyo a los sistemas de calefacción. 
 

Todo es gracias a las corrientes de aire

Todo empezó con las originales chimeneas de masonería, que siguen utilizándose incluso el día de hoy y cuentan con un sistema sencillo a través del cual se minimiza la cantidad de humo en la habitación. Sin embargo, los diseños contemporáneos, son mucho más eficientes: pueden ser eléctricos, a gas, con ventilación, y están creados para dar el mayor calor posible en el lugar, causando la menor cantidad de daños al medio ambiente.

Pero, ¿te has preguntado qué hacemos para encender fuego en casa sin problemas de humo? Puede sonar como algo retador, sin embargo, la verdad es que el exitoso sistema implicado en este proceso precisamente evita que sucedan inconvenientes. Su función mecánica principal es generar una corriente de aire, la cual al ser caliente naturalmente sube a través de la chimenea. A medida que este recorre el trayecto, lleva con él los diferentes gases producidos por la combustión, lo cual evita que podamos aspirar estos residuos tóxicos e irritantes en la vivienda.

Formas en que se transmite el calor

La corriente generada por una chimenea también cumple otra función importante: mantener el flujo de oxígeno. Como sabrás, el fuego no puede arder sin este vital elemento químico, por lo que el aire que fluye arrastrará aire fresco a la llama a la vez que se lleva los gases para ser expulsados por el sistema de ventilación. Si vamos a lo esencial, podemos rememorar un poco lo aprendido en nuestras clases de física y recordar que el calor se transmite de tres formas:

  • Por conducción, cuando un objeto caliente toca otro más frío

  • Por convección, cuando una sustancia móvil como el aire o el líquido, circula en áreas más frías

  • Por radiación, cuando ondas cálidas electromagnéticas como los rayos del Sol o una lámpara de calefacción llevan calor a objetos más fríos y los calientan al hacer que sus moléculas se muevan más rápido.

Al cuestionarte cómo funcionan las chimeneas tradicionales para aportar calor, te podrás imaginar que la respuesta es por radiación. La flama y la leña ardiendo envían rayos que caen en objetos o personas en la habitación y aceleran sus moléculas, dándoles esa sensación de calidez. Ese es el problema con los sistemas más antiguos: funcionaban más que todo por convección, y mucho del aire caliente generado terminaba yéndose a través de la salida de humos hacia afuera.

Cómo funcionan las chimeneas más eficientes

Hay dos formas principales para mejorar la eficiencia de una chimenea. La primera es utilizar las dos propiedades físicas antes mencionadas para poder capturar la calidez a través de canales donde el aire de la habitación puede circular alrededor de las partes calientes de la estructura, lo cual absorbe el calor y lo devuelve al lugar evitando cualquier pérdida.

La segunda es bloquear parcialmente el tiro en el frente del hogar, cassette o insertable según sea el instalado en nuestra vivienda, para limitar la cantidad de aire que se escapa por la chimenea. Para lograr la calidez ideal que puede proveer tu chimenea, existen tres elementos cruciales:

  • Una serie de tubos canalizados que salen desde el cassette o insertable y van a la parte alta de la campana de la chimenea o incluso a otras estancias. La idea de esto es que el aire frío se caliente en el fuego y luego fluya de nuevo a la habitación.

  • Estos tubos no funcionan óptimamente si no tenemos un insertable o cassette cerrado con una puerta de cristal en nuestra chimenea, provisto de una cámara de recuperación de calor, de donde saldrán esos tubos canalizables.

  • El insertable es una caja de metal que se introduce en el hueco de la chimenea. Normalmente llevan una puerta de cristal. Utilizan una cámara de intercambio de calor con canales que permiten que pase el aire de la habitación y absorba todo el calor. Estos pueden generar hasta cinco veces más calor que un diseño tradicional abierto.

Fuente: http://www.chimecal.com/blog-chimecal/como-funcionan-chimeneas/

Por % de eficiencia energética   de menor a mayor las chimeneas se clasifican en:

  • Hogares refractarios: Hechos con ladrillos refractarios y campanas metálicas con reguladores de tiro. Tienen un aprovechamiento energético del combustible de menos del 20%. Son los más baratos de adquirir pero también los que menos potencia calorífica ofrecen.

  • Hogares de chapa o metálicos: Suelen existir varios tipos de modelos ya que se pueden fabricar con diversos tipos de cámaras en las que acumular temperatura y dirigirla posteriormente mediante conductos a la parte superior del hogar. Llegan a conseguir potencias caloríficas bastante grandes a costa de un consumo muy superior de combustible ya que, al igual que la chapa se calienta muy rápido, se enfría también muy rápido y es por eso por lo que hay que mantener siempre la chapa caliente.

  • Casettes de fundición o inserts: Son los aparatos de fundición o metálicos con ventiladores o turbinas. Los de chapa metálica dan un rendimiento menor por las causas explicadas en el apartado anterior. Los de fundición pueden llegar hasta un 80% de eficiencia energética y resultados de aumento de temperatura en la estancia muy rápidos ya que funcionan mediante termostato para conectar los ventiladores y que proyecten el aire caliente hacia la habitación. Al ser de fundición lo único que hay que tener en cuenta es ofrecerle una carga inicial de combustible lo suficientemente grande para que se caliente lo antes posible la fundición y los ventiladores puedan hacer su función. También por esto se enfrían antes y hay que agregar más combustible para continuar ofreciendo calor.

  • Bloques de fundición: Estos aparatos obtienen los mismos rendimientos de eficiencia energética de los casettes o inserts: 80%. Con la diferencia de que, al no llevar ventilación forzada, su funcionamiento se basa en la radiación de su fundición y, normalmente, cuantos más kilos de fundición pese el aparato más potencia calorífica generará. Este tipo de chimenea tarda más tiempo en ofrecer calor pero también más tiempo en enfriarse con el consiguiente ahorro de combustible.

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon

EQUIPSOL SL 

Especialistas en climatizacion

Avda. Chinales nº21

14007,Córdoba, España.

661885655

info@equipsolsl.com